miércoles, 16 de diciembre de 2015

ENTREVISTA - DANIEL TORRES BENDITO- GORGOL, AL FINAL DEL BOSQUE

Holaaaa!!

Qué tal estáis?  Ya a mitad de semana, y para que vayáis conociendo más del libro Gorgol, al final del bosque, os dejo esta magnífica entrevista que me ha concedido su autor para todo@s vosotros.


DANIEL TORRES BENDITO - GORGOL, AL FINAL DEL BOSQUE.


Daniel, ¿cómo surgió la idea de Gorgol, el final del bosque y en qué te basaste para escribirlo?
Llevaba tiempo contemplando la posibilidad de saltar del guion cinematográfico a la novela. Inicialmente, enfoqué el proyecto como un guion, pero la historia comenzó a adquirir rápidamente unas proporciones tales en extensión y complejidad, que decidí aprovechar todo el material que iba reuniendo para dar vida a mi primera novela. 



¿Cómo está siendo el éxito de este envolvente libro?
Para mí lo más fabuloso hasta el momento es poder disfrutar del contacto directo con los lectores. Recibir sus alabanzas y su aliento es una experiencia muy gratificante.
Supone una gran diferencia con respecto a la enorme distancia que, desgraciadamente, se establece entre el guionista de cine y la audiencia. Tras escribir el guion, la historia pasa por las manos de un director, los productores, actores, compositores e incluso del montador. A pesar de que el guionista es el autor de la historia, termina relegado a un segundo o tercer plano y acaba dependiendo, en última instancia, de la pericia y capacidad de terceros para el éxito final del filme. 
En literatura esto cambia radicalmente. El escritor tiene la oportunidad de ofrecer su obra directamente al lector. Sin intermediarios. Directamente del ordenador de su casa a las páginas de un libro en manos del receptor de la historia. ¡Menuda gozada! 

¿Planificas las historias al detalle antes de escribirlas o las dejas surgir sobre la marcha?
Realizo una combinación de ambas según las fases del proceso creativo en la que me hallo. Muchas escenas, o imágenes, incluso pedazos de conversaciones me vienen a la cabeza en ráfagas de inspiración que ocurren en cualquier momento o lugar. Pero el esfuerzo de dar a todo ello forma y estructura es, en mi caso, muy consciente. Planifico mucho las historias, su tema central, el desarrollo de los personajes, la estructura del argumento… de modo que, para cuando comienzo a escribir, tengo ya desarrollada una escaleta muy detallada de la obra que me sirve de brújula de principio a fin. No obstante, durante el trayecto, siempre estoy a abierto a nuevas ráfagas de inspiración que continúan aportando elementos frescos y más complejidad a la obra final.

En su faceta de escritor, ¿qué es lo más satisfactorio? 
La satisfacción de haber podido o sabido moldear en una historia coherente y apasionante a partir de la amalgama de imágenes, personajes y situaciones que me han estado sacudiendo la cabeza durante meses, peleando por ver la luz. 



¿Cómo definirías tu escritura?
Quizás sea por mi bagaje como guionista cinematográfico, pero lo que parece más característico de mi forma de escribir es que resulta muy visual y de ritmo trepidante. No me recreo demasiado en el lenguaje, sino que intento utilizarlo como vehículo para narrar algo de la manera más eficaz e impactante que puedo. Pongo el lenguaje al servicio de la historia, y no al revés.

¿Cómo trabajas en los personajes de tu novela?
Empleo una combinación entre la pura inspiración y técnicas narrativas. Algunos de ellos me vienen a la cabeza en diferentes retazos de inspiración, pero a partir de esas primeras impresiones, termino de darles vida empleando diversos patrones narrativos que me ayudan tremendamente a terminar de perfilarlos y hacerles evolucionar de la manera correcta (es decir, ayudando a que la trama central avance en los puntos de inflexión de la historia). Joseph Campbell, su viaje del héroe y los arquetipos, siempre me ha resultado de gran utilidad para comenzar a esbozar los personajes. Sin embargo, la gran complejidad de los mismos va mucho más allá, por lo cual recurro mucho a libros de psicología cuando hay que desarrollar los personajes más extremos o retorcidos. Una vez tengo perfiladas a grandes rasgos su personalidad, me centro en escribir su pasado, desde la niñez hasta el momento en el que arranca la historia. Aunque la mayoría de este backstory ni siquiera aparece en la novela, me sirve para entender mejor a mis personajes: ¿quiénes son?, ¿de dónde vienen?, ¿por qué son como son y se comportan de determinada manera? Y todo esto sin cerrar la ventana a la inspiración, porque cuando por fin descubro cómo son de verdad, estos comienzan a hablarme. Para encontrar su voz, suelo sujetar el lapicero sobre el papel en blanco y escribo todo lo que dicen sin interrumpirles hasta que mi ego desaparece y solo queda la voz de los personajes.

Aparte de este género literario, ¿te ves escribiendo otro género?
Es cierto que como guionista he cubierto géneros muy dispares (animación, comedia, drama, thriller político y social, aventura, superhéroes…), pero como escritor prefiero centrarme en misterio y suspense. Siempre he sentido predilección por este tipo de historias. No en vano, desde bien pequeño aterrorizaba a mis amigos con historias de miedo alrededor de la hoguera. No obstante, a pesar de esta inclinación, me gusta echar mano de otros géneros y emplear algunos de sus rasgos característicos dentro de mis historias de misterio, intentando con ello llevarlas a una nueva dimensión. En Gorgol, el final del bosque, por ejemplo, se pueden encontrar elementos típicos del drama psicológico y el coming-of-age (paso a la edad adulta).

¿Qué libro ocupa tu mesita de noche actualmente?
Acabo de terminar Ofrenda a la tormenta, el final de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo. Me parece una escritora extraordinaria que posee un gran pulso narrativo, siempre disfruto muchísimo con sus novelas. Y ahora, me dispongo a leer El último pasajero de Manel Loureiro, escritor que también me encanta. Y de vez en cuando, sobre todo cuando estoy escribiendo, vuelvo a leer algo de Stephen King y regreso a los cuentos de Edgar Allan Poe, para ver si se me pega algo ;)

¿Has llegado a sentir la soledad del escritor?
No me encierro en un cuarto sin pegar bocado durante días ni me escapo a ningún refugio recóndito en mitad del desierto o en lo alto de una montaña, si es a eso a lo que te refieres. Sin embargo, sí me aíslo bastante durante los largos meses de gestación de una historia. Cuando estoy en mi casa, estoy realmente… ausente. Mi familia se queja de que vivo ensimismado y lejano… ¡y nos les falta razón! No es que me pase todo el día escribiendo (no suelo estar más de tres horas al día escribiendo delante del ordenador, y procuro despejarme haciendo otras actividades, sobre todo físicas), pero no puedo evitar que mi mente realice constantes y esporádicas escapadas al mundo de las musarañas y, de repente, me pongo a reírme solo o me quedo pasmado con la mirada perdida. A veces mi mujer y mis hijos tienen que repetirme las cosas a gritos para que despierte y les preste atención. Reconozco que resulta frustrante y ninguno de nosotros terminamos de acostumbrarnos del todo. Ja, ja, ja…

Muchas gracias por esta entrevista! Ha sido un verdadero placer!!

1 comentario:

  1. Gracias por acercarnos un poquito más al autor. Había visto por las redes esta historia pero no conocía a su autor.

    Besos

    ResponderEliminar